vacas en puesta de sol

¿Por qué deberíamos comer menos carne?

A raíz de las conclusiones del último informe de la ONU en el que anunciaban que nuestros hábitos alimenticios pueden condenar al Planeta Tierra, desde Gastromarkit nos preguntamos si deberíamos comer menos carne. Somos conscientes que se trata de un tema que levanta pasiones y del mismo modo sabemos que las cuestiones que se derivan hablan de temas importantísimos como  el cambio climático. ¿Sabías que el 37% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero están relacionadas con la industria cárnica y la producción mundial de alimentos?

Cambio de hábitos alimenticios: comer menos carne para salvar al planeta

Los 107 expertos que han elaborado el documento de la ONU y que forman parte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) lo tienen claro: comer menos carne y cambiar nuestros hábitos puede salvarnos o condenarnos hacia un desastre medioambiental del que tal vez no podamos recuperarnos. La cuestión que sin duda debería figurar en todas las agendas políticas no debe evitarse por más tiempo. Los números asustan, la producción mundial de alimentos causa gran parte de los gases de efecto invernadero, hasta un 37%. 

vaca comiendo en prado

Comer menos carne y en consecuencia más verduras y cereales es una de las soluciones que podemos adoptar. Un español de media consume unos 50 kg de carne al año y aunque en los últimos años la cifra ha venido descendiendo aún no es suficiente. Los datos aportados por el citado informe recomiendan reducir el consumo de carne, para lograr los objetivos de los acuerdos de París en 30 años deberíamos consumir como máximo 300 gramos a la semana. ¿A cuánto corresponde esa cantidad? Pues son 2 hamburguesas de tamaño medio. Ahora te toca a ti ser sincero para responder a la siguiente pregunta: ¿estás haciendo lo suficiente con tu estilo de vida para evitar el cambio climático?

Las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agrícola corresponde al 24% y las de la ganadería el 14%. El aumento de la población mundial y la necesidad de alimento hace preveer que hasta 2050 estas cifras vayan en aumento. Estamos a tiempo de hacer un cambio de chip pero no nos sobra demasiado tiempo.

Deforestación y biodiversidad


La necesidad de alimentos y el modelo productivo actual, tan basado en ramadería intensiva ha creado grandes desequilibrios. Un tercio de la producción de cereales a nivel mundial es destinado para alimentar a los animales y no para la humanidad. Y para disponer de tierra se está llevando a cabo una deforestación de bosques tropicales con el impacto medioambiental que ello supone. Se estima que la ganadería industrial es responsable de la deforestación del Amazonas en al menos un 80%.

También la fauna salvaje y que vive en su hábitat está siendo afectada. Por ejemplo, en los últimos 30 años la población de orangutanes de la Isla de Borneo se ha reducido en un 50%. Eso se traduce en unos 150.000 orangutanes muertos que se creen que fueron afectados por la industria del aceite de palma. Este es otro motivo para cambiar los hábitos alimenticios y el modelo productivo. 

Comer menos carne para cuidar tu salud

Por si aún necesitas más motivos y datos para decidirte te diremos que la Organización Mundial de la Salud (OMS)  ha clasificado la carne procesada como “carcinógena para los humanos” y la carne roja como “probablemente carcinógena”. Reducir el consumo de carne se convierte en una cuestión imprescindible para cuidar de tu salud. 

carne roja

El cáncer asusta pero hay otros motivos que hacen que comer mucha carne sea perjudicial. La combinación con una vida sedentaria deriva en sobrepeso y enfermedades cardiovasculares. La receta mágica es la siguiente: hábitos saludables, menor ingesta de carne y ejercicio físico.

Reducir el consumo de carne para construir un futuro mejor

Desde Gastromarkit queremos animarte a comer menos carne. Como has podido leer esta determinación puede salvar al planeta y mejorar su salud. Construir un futuro mejor lejos del peligro de la deforestación, calentamiento global y respetando todas las especies de nuestro planeta. Es un sacrificio individual que todos debemos decidir si vamos a hacer para mejorar el porvenir colectivo como raza y civilización. ¿Estás dispuesto a reducir su consumo ahora mismo